Conmemoración por las víctimas del trabajo 28 de abril 2020

0
577

Hoy la población trabajadora a nivel mundial conmemora el Dia de las Víctimas del Trabajo, es decir de las personas que por su trabajo han perdido la vida o han quedado con una secuela por el trabajo que realizan, actualmente se le ha cambiado el nombre de esta fecha, utilizando el eufemismo de Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo.

No podremos conmemorar esta fecha, como en otros años, ya que nos enfrentamos a una crisis sanitaria a nivel mundial, como no se ha visto en mas de 100 años, y que ha desnudado las deficiencias de los sistemas de atención médica y de salud pública nacionales, producto de su desmantelamiento durante el neoliberalismo global, con fines privatizadores.

Las debilidades del nuestro sistema de salud se han hecho evidentes, como lo demuestra, por ejemplo, el déficit de trabajadores de la salud como médicos y enfermeras principalmente, tanto generales como especialistas. Sirva como muestra el caso de los neumólogos tan necesarios en esta contingencia, en el país tenemos no mas de 300 de estos especialistas, y según datos de la Comisión Interinstitucional para la Formación de Recursos Humanos para la Salud (CIFRHS) del año 2019, solo hay cupo para formar 44 neumólogos al año en todo el sistema de salud de nuestro país.

En esta crisis por la pandemia del Covid-19 los trabajadores de los servicios esenciales como los de la salud: camilleros, laboratoristas, limpieza, administrativos, médicos, y enfermeras, y de otros sectores como los cuerpos de seguridad, transportistas y centros de abasto, campesinos entre otros, están llevando sobre sus hombros el funcionamiento de la sociedad.

Las personas que trabajan en estos servicios esenciales y particularmente las del sector salud tienen una mayor exposición de contraer la infección poniendo en peligro su vida y su integridad física y mental, por falta de servicios y programas de salud en el trabajo, de equipos de protección, capacitación y escasez de personal. También hay trabajadoras(es) de actividades no esenciales, que se exponen innecesariamente, porque las empresas las obligan a continuar laborando, sin que las autoridades del trabajo asuman una posición enérgica para obligarlas a suspender actividades.

La salud en el trabajo como parte de la salud pública ha sido subestimada por los todos gobiernos de la república, carecemos de una Política Nacional y de un Sistema Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo, que tendrían como objetivo principal de acuerdo a los lineamientos de la Organización Internacional del Trabajo la prevención de accidentes y enfermedades de trabajo, lo cual es un derecho humano.

A la fecha en México se antepone la ganancia a la salud de las personas trabajadoras. En el período que va de los años 2005 al 2018, el Instituto Mexicano del Seguro Social, que es la única institución que publica estadísticas, reportó más 7 millones de riesgos de trabajo, que tuvieron como consecuencia 19,574 defunciones y 336,224 casos de incapacidad permanente; lo anterior a pesar del ocultamiento de casos por parte de las empresas.

Por lo anterior demandamos:

  • Se implementen urgentemente acciones para incrementar la protección a la salud de las trabajadoras(es) de los sectores catalogados como esenciales.
  • Que las autoridades laborales asuman su responsabilidad de obligar a las empresas no esenciales a suspender sus actividades, pagar íntegramente los salarios y, en su caso, reinstalar a los trabajadores despedidos durante esta contingencia.
  • Posterior a la emergencia sanitaria, en consulta con los sindicatos y organizaciones sociales, instituciones de salud y de la academia, establecer una Política Nacional y un Sistema Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo.

Red de Investigadores en Factores Psicosociales, A.C.

Instituto de Estudios Obreros “Rafael Galván”, A.C.

Deja tu comentario