imagen html de ejemplo
InicioParticipaciónResiliencia y OIT

Resiliencia y OIT

Este 2021 la Organización Internacional del Trabajo (OIT) orienta el 28 de abril (en su origen el día dedicado a las personas fallecidas y heridas por el trabajo y en versión de la OIT el Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo) a la resiliencia para hacer frente a las crisis, todo esto bajo el clima generado por la pandemia de COVID-19.

Puede parecer atinado referirse a la “resiliencia” considerando que después de más de un año de pandemia enormes conjuntos de trabajadores e incluso organizaciones no han podido resistir todos sus embates. Los efectos en las y los trabajadores son de naturaleza diversa: pérdida del empleo, disminución de salarios o ingresos, cambios significativos en el desarrollo del trabajo, por ejemplo, el home office, afectaciones en la salud orgánica y alteraciones psíquicas en sus planos cognitivos, afectivos y en las interacciones interpersonales. Para las empresas ha significado reestructuraciones, pérdidas económicas y en algunos casos el cierre.

No obstante, habría que considerar que recurrir a conceptos o modelos teóricos de generalizada difusión en la literatura y en los ambientes científicos o profesionales, sin una revisión minuciosa, no siempre es la mejor vía para explicar el fenómeno estudiado o sobre el que hay que intervenir, tal es el caso del concepto de resiliencia.

Por resiliencia se entiende,  grosso modo, como la capacidad de los individuos para superar, resurgir, salir avantes y fortalecidos de situaciones de vida sumamente adversas. Si bien se puede aceptar que hay sujetos, o personalidades con capacidad no sólo de enfrentar, sino de sobreponerse y sobresalir a situaciones de vida o condiciones sociales adversas mayúsculas, hoy día a cualquier persona que enfrenta cualquier tipo de situación más o menos conflictiva se le denomina “resiliente”.

Las exageraciones en el uso del concepto derivadas de esta “moda” de la resiliencia han llegado a plantear que incluso hay organizaciones, instituciones o empresas “resilientes”.

El uso y abuso de “modas intelectuales” llegan a diseminarse e instalarse en los discursos oficiales de organismos tan reconocidos como la OIT.

Que la OIT hable de resiliencia quizá se pueda interpretar en el sentido de que hay tendencia poco reflexiva de hacer uso de conceptos que se imponen en el lenguaje de algunas disciplinas no por su validez explicativa, sino por su resonancia en ciertos espacios académicos e incluso mercadológicos.

Esta no es la primera que vez que ocurre esto: en las décadas de los 40 a los 60 la motivación se promulgó como la base sobre la que se asentó el desempeño de los trabajadores; en los 90 la inteligencia emocional fue el encuadre que servía para explicar la eficacia laboral de los empleados, a inicios de los dos mil la psicología positiva y el coaching se convirtieron en el faro que guía la óptica prestación de los servicios, la productividad y el máximo rendimiento; en la segunda década de este siglo, la resiliencia, entre otras, hace su entrada al campo laboral.

En tanto la OIT es referente obligado en el mundo para todos aquellos especialistas y organismos dedicados al estudio y desarrollo de acciones en todo lo relativo al trabajo, pareciera necesario analizar con mucho mayor detenimiento el uso y difusión de ideas, conceptos y propuestas teóricas que realmente sean aplicables y útiles a la realidad laboral; ¿realmente se puede hablar de empresas resilientes?

Si bien algunos modelos pueden ser de interés en su aplicación, habría que tener la precaución de no aparecer como simples seguidores de la tendencia; generalmente cuando un concepto se impone como “moda” se observa una simplificación, cuando no una franca banalización de sus sentidos e implicaciones.

En todo caso valdría la pena que la OIT promoviera foros de discusión entre sus expertos sobre las temáticas que serán usadas dentro de sus programas, como lo es hoy su propuesta de Sistemas Resilientes de Seguridad y Salud en el Trabajo.

Jorge I. Sandoval O.
Profesor Tiempo Completo
Universidad Nacional Autónoma de México
Facultad de Estudios Superiores Zaragoza
Carrera de Psicología

RELATED ARTICLES
- Advertisment -

Most Popular